Saltar al contenido

Matracas de madera: Como hacer sonar una matraca para animar a tu equipo en 2019

matracas de madera

Las matracas o carracas de madera, son uno de los instrumentos musicales de percusión conocidos como idiófonos , más fáciles de tocar, de ahí que para muchos sea considerado como un juguete infantil.  Pero es mucho más que eso, ¡ Descúbrelo!

matracas de madera

Las matracas te permiten ademas animar euforicamente a tu equipo favorito ya sea de fútbol, basquet, balonmano etc.. con su incesante matraqueo.  En nuestra tienda online DEMADERA tenemos las más escandalosas y bonitas, ¿Te gustaría conocerlas? Pues quédate con nosotros y te contaremos muchas cosas que posiblemente desconozcas sobre este instrumento/juguete.

Historia de las Matracas/Carracas o Carraco de Madera.

Existe constancia de que hace muchos siglos ya existían instrumentos similares a nuestras matracas, en la antigua China, en la India e incluso en algunas zonas de África. Su uso era similar al de nuestras campanas, es decir, llamar al rezo, anunciar algún evento religioso, procesiones etc..

Para algunos  historiadores  el origen de la palabra Matraca, esta en la expresión árabe Hârraq, que era un tipo de barco de madera de gran tamaño utilizado en el transporte de mercancías. Dicho tipo de navío, al navegar emitía un sonido muy similar al de la carraca cuando se gira con fuerza.

Otros historiadores por el contrario, defienden que si bien el origen es claramente musulmán. Esta expresión procede de la conjunción de las palabra árabes “mitraqa” que significa martillo y “táraq” que significa golpear. La verdad es que esta segunda teoría parece tener más aceptación que la primera.

Tras su introducción en la España musulmana, por los árabes. La matraca se extendío por toda Europa con diferentes usos: acompasar por ejemplo el prensado de la uva, celebraciones religiosas de tipo eclesiástico como la Semana Santa en los momentos de Pasión para silenciar al público antes del paso de alguna figura religiosa, o bien en los maitines, para despertar al vulgo.

Uno de los usos religiosos más curiosos es en el “Oficio de las Tinieblas”, para reproducir el efecto de un terremoto, tras la crucifixión de Cristo, este “Oficio” aún se mantiene en pueblos de Castilla y León como Benavente y Mansilla de las Mulas.

Pero la  tradición religiosa se conserva hoy en día ampliamente  ya que las matracas se utilizan ampliamente como acompañamiento en villancicos o cantos navideños populares junto a botellas de anis y panderetas. Especialmente en Andalucía.

Pero la matraca  o carraca de madera no solo se limito al ámbito religioso, sino que fue utilizada por muchos compositores especialmente en el siglo XIX como Ludwig van Beethoven en su obra “La victoria de Wellington” o Edmund Angerer en su “Sinfonía de los Juguetes”

Tipos de Matracas

En nuestra tienda hay muchos tipos de matracas pero a nosotros nos encantan:

Las Matracas gigantes

La típica Matraca para colorear

¿Cómo hacer sonar una Matraca de Madera?

La matraca de madera consta de un cuerpo o tablero de madera, al que se le unen unos martilletes móviles, los cuales pueden ser a su vez de madera o de metal y cuya función es la de golpear el cuerpo de la matraca.

Según su el tipo de matraca pueden tener tres, dos o uno. Además de todo lo anterior posee también un mango de madera con el que hacerla girar.

El sonido se produce de forma muy sencilla al cogerla por el mango y hacer girar todo el cuerpo con los martilletes, con la velocidad y frecuencía deseados.

El tamaño de la matraca pues es manejable, aunque en la edad media, existián matracas muy grandes que sustituían a las campanas de los campanarios. Estas matracas gigantes, llamadas matracas de campanario, aún existen pero muy deterioradas como en el caso de la Catedral de Roda de Isábena, o en la Iglesia de San Pablo en Zaragoza.

Si quieres acompañar los villancicos Navideños, o bien animar como un bendito a tu equipo favorito, una matraca de madera, es un instrumento que hará que claramente llames la atención. ¡¡DISFRUTALA¡¡

¿Te las vas a perder?